En este listado encontrarás palabras y expresiones típicas usadas por los lugareños en su día a día y que ahora tú conocerás.

¿Vienes a Granada de visita? Te aconsejamos que leas con atención si quieres pasear por sus calles y sentirte un granaino más.

Todo el que ha nacido o vivido en Granada tiene en su vocabulario palabras peculiares o expresiones que no todos son capaces de entender. En más de una ocasión los viajeros se han quedado con cara de asombro ante las palabras usadas por un foráneo para explicarle una dirección o atenderle en un establecimiento. Pues bien, esto ya no ocurrirá porque tenemos aquí la solución perfecta. 

En este listado encontrarás palabras y expresiones típicas usadas por los lugareños en su día a día y que ahora tú conocerás.

  • BOCANÁ: Una tontería o comentario inapropiado. Ejemplo: ‘¿Qué bocaná es esa?’
  • CHUMINÁ: Una estupidez.
  • APOLLARDAO: Estar atontado y sin enterarse de nada.
  • CHAVEA: Un joven o muchacho. Ejemplo: ‘¡Ha sido ese chavea!’
  • BULLA: Tener mucha prisa.
  • ENCARTAR: Algo viene bien o no. Ejemplo: ‘Saldremos si se encarta’.
  • MIHILLA: Un poco. Ejemplo: ‘Dame una mihilla de pan’.
  • ENMALLAO:  Tener mucha hambre. Si escuchas decir ‘Estoy enmallao’ ya sabes a qué se refiere.
  • LA VÍN: Expresión de asombro fruto de abreviar ‘La Vírgen’. Algo así como ‘¡La Vín que de gente!’.
  • MANDAILLO: Un recado.
  • CIPOLLO: El insulto granaino por excelencia, sinónimo de atontado.
  • CALAMONAZO: Darse un golpe fuerte en la cabeza.
  • ENGURRUNÍO: Persona tacaña.
  • ENHORTAO: Estar despistado. Ejemplo: ‘¡Despierta, que estás enhortao!’.
  • NO NI NÁ: Abreviatura de ‘No ni nada’ que equivale a la expresión ‘anda que no’. 


Ahora puedes sumergirte en la vida granaina sin miedos y si tienes ‘bulla’, reserva uno de nuestros tours guiados y conoce la ciudad de los mitos y leyendas

Volver