Te proponemos 5 monumentos que no puedes perderte en tu visita a la ciudad más cosmopolita que harán que te enamores de ella a los pocos minutos de poner un pie en sus calles.

¿Vienes a Barcelona y no sabes por dónde empezar? ¡Tranquilo! Te ayudamos a planificar tu visita para que sea una experiencia que nunca olvidarás. Eso sí, te avisamos que es una ciudad en la que un trocito de tu corazón se quedará aquí.  

Lugares que visitar en Barcelona

Sagrada Familia

Un lugar que no te debes perder es la obra maestra inacabada del gran arquitecto Antonio Gaudí. ¡Por algo es el monumento más visitado y símbolo representativo de la ciudad de Barcelona!

Como dato importante, la obra comenzó su construcción en 1883, siendo en 1926 cuando muere el maestro Gaudí dejando el proyecto inacabado. No obstante gracias a los planos que se conservan otros arquitectos están haciendo realidad su sueño.

Una iglesia cargada de simbolismo religioso nunca vista en el mundo donde todos los elementos basados en la naturaleza están en armonía. 

Fueron proyectadas 18 torres de las que 8 han sido erigidas. Cada una de ellas dedicadas a apósteles, evangelistas, una a María y otra a Jesús. Su altura dependerá de la jerarquía religiosa de cada figura. Son de destacar las puertas de sus fachadas: Fachada del Nacimiento, Fachada de la Pasión y Fachada de la Gloria. 

Tanto el exterior como el interior son dignos de admirar, donde destaca el estilo naturalista empleado por el autor que nos hace imaginar paseando por un bosque de piedra. 



Parque Güell

Situado en la parte alta de Barcelona, es uno de los lugares de obligada visita, otra de las obras maestros de Gaudí. Un lugar mágico y peculiar por el que perderse.

Paseando por este enorme jardín podrás disfrutar de la magia de la arquitectura realizada por el maestro: columnas con aspecto de árboles, figuras de animales y formas geométricas. ¡Todo decorado de mosaicos realizados con trocitos de cerámica de diferentes colores! Una vez más nos encontramos con ese estilo naturalista del autor. ¿Necesitas más motivos para visitarlo?

En 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y no es de extrañar. 

Desde la Plaza de la Naturaleza, sentados en su enorme banco de mosaicos en forma de serpiente de 110 metros de longitud, se obtiene una de las mejores vistas de la ciudad. Sin embargo, la atracción del parque es la figura en forma de dragón que hoy día es símbolo de la ciudad y se puede encontrar en una infinidad de objetos de recuerdo en las tiendas de souvenir.

Debes perderte por la Sala Hipóstila, el Pórtico de la Lavandera o los Jardines de Austria y visitar la exposición audiovisual de la Casa del Guarda.



Las Ramblas

No te puedes ir de Barcelona sin recorrer una de las calles más famosas de la ciudad. Lo ideal es comenzar el recorrido desde Plaza Cataluña hasta el Monumento de Colón. En este paseo de kilómetro y medio encontrarás una infinidad de quioscos, tiendas de flores y terrazas y podrás disfrutar del arte callejero que abunda en esta arteria de Barcelona

Durante el recorrido te encontrarás con lugares de interés, como la Boquería, un mercado con puestos de todo tipo de productos de la mejor calidad o el famoso Gran Teatro Liceo. Desde aquí podrás llegar a barrios míticos con El Raval, el Born o el Gótico.

Algo que no debes pasar por alto es el mosaico de La Rambla de Miró situado en medio del paseo, además del Palacio Güell, la Plaza Real o el Monumento de Colón que se encuentra al final del recorrido. 



Paseo de Gracia

Es la avenida más conocida de Barcelona que conecta la Plaza de Cataluña con el Barrio de Gracia. Es de obligada visita por las casas modernistas, entre las que destacan la Casa Batló y La Pedrera.  

Situada en el corazón de la ciudad, la Casa Batló es la obra maestra de Gaudí construida entre 1904 y 1906, una pieza clave de la arquitectura modernista de Barcelona. Tras esa mágica fachada se esconde un interior fantástico que nos muestra el universo de Gaudí. 

No puedes irte de este edificio sin subir a su azotea con sus legendarias chimeneas y contemplar las maravillosas vistas.

La Casa Milá, conocida como La Pedrera, es un edificio que maravilla a los viajeros por su azotea. De aspecto pétreo, el artista se encargó de inmortalizar en piedra esculturas de guerreros. Es difícil apartar la mirada de estas figuras para contemplar las vistas del centro de la ciudad. 



Montjuic

Si buscas un mirador para contemplar la ciudad, ese es la Montaña de Montjuic. La Exposición Universal de 1929 y los Juegos Olímpicos de 1992 han hecho de Montjuic una zona muy interesante donde disfrutar no sólo de las vistas sino también de museos y atracciones.

Una de las actividades favoritas de viajeros y locales es la Fuente Mágica de Montjuic, situada entre la Plaza de España y el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Es el escenario de un espectáculo de agua y luces que se realiza cada noche y al que acuden un gran número de espectadores. 

En la cima de la montaña destacan el Castillo de Montjuic, al que se puede acceder en teleférico y desde donde contemplar una de las mejores vistas, y el Anillo Olímpico de la ciudad.



Estos son algunos de los lugares imprescindibles que debes visitar si vienes a Barcelona. Así que coge las maletas y vente a esta impresionante ciudad. Y si quieres impregnarte de las maravillas del modernismo catalán, apuesta por nuestro tour Gaudí y el Modernismo o conoce lo más importante de la ciudad con nuestro Free Tour donde nuestros guías harán que vivas una experiencia inolvidable.

Volver