Un tour por la Catedral de Sevilla y una de las principales historias que guarda

La Catedral de Sevilla, una de las principales atracciones turísticas de la capital hispalense, alberga muchos secretos que requieren que uno preste mucha atención en cada visita a los detalles para poder descubrirlos. 

Si ya has hecho nuestro tour guiado por la Catedral de Sevilla, seguramente hayas visto un detalle por sobre todos los demás que ha llamado la atención por su extrañeza y particularidad.  Concretamente, hablamos del famoso “lagarto de Sevilla”.


Un detalle imperdible de ver en el tour por la Catedral de Sevilla

Si realizas con nosotros el tour guiado Alcázar + Catedral de Sevilla, encontrarás este detalle casi al final del recorrido. Una vez en el patio de las Naranjas, el último espacio a ver durante la visita guiada a la Catedral, no debes salir del recinto sin acercarte primero a lo que se denomina la Nave del Lagarto, cerca de la Puerta del mismo nombre. 

Allí, si miras hacia el techo podrás ver colgado un cocodrilo de tamaño real junto a una serie de elementos igualmente llamativos. Como cada detalle dentro de esta monumental catedral gótica, su presencia tiene un motivo y una historia interesante. Desde Feel the City te la contamos.



La leyenda detrás del “lagarto de Sevilla”

Si tú también te has preguntado qué hace ese reptil colgando del techo de la Catedral de Sevilla, no te preocupes, no estás solo. Incluso debes saber que existen varias teorías al respecto de su origen, ninguna completamente confirmada.

Sin embargo, existe una leyenda sobre la que hay más consenso al respecto. Esta refiere a que el animal fue un regalo del sultán de Egipto al rey Alfonso X alrededor del año 1260. Este cocodrilo del Nilo, vivo y salvaje, fue entregado junto a una jirafa y a un colmillo de elefante con el objetivo de conquistar al rey y (principalmente) a su hija, con quien el sultán pretendía casarse. 


Vista obligada durante los tours a la Catedral de Sevilla

Los animales regalados al rey de Castilla permanecieron en la ciudad de Sevilla, y una vez muerto el cocodrilo, se disecó y colgó en el Patio de la Catedral de Sevilla junto al bocado de la jirafa, el colmillo del elefante y una vara de mando. 

La historia también relata que con el tiempo, el cocodrilo disecado comenzó a ponerse en mal estado, por lo que alrededor del siglo XVI que se cambió por uno de madera, a tamaño real, que es el que actualmente está expuesto en el Patio de las Naranjas de la catedral. 



Un símbolo de Sevilla

Lo primero a destacar es, que si bien el animal expuesto es un cocodrilo, ha sido conocido por los habitantes de la ciudad como el “lagarto de Sevilla”. Este animal se ha vuelto un símbolo de la ciudad y sorprende al verlo por primera vez tanto a sus habitantes como a los turistas que visitan la ciudad. 

Además, los elementos expuestos en ese sector del Patio de los Naranjos han adquirido un significado simbólico con el pasar de los siglos. Cada uno de ellos representa uno de los siguientes cuatro valores: la templanza, la prudencia, la justicia y la fortaleza. ¿Te animas a adivinar cuál corresponde a cada uno?

Te invitamos a conocer en profundidad esta y otras de las tantas leyendas de esta ciudad andaluza en los tour guiados por la Catedral de Sevilla junto a Feel the City.


Volver